En tu día a día pueden surgir imprevistos que crees que no tienen fácil solución… pero pensar así es un error. A continuación, te brindaremos algunos trucos para que puedas solucionar fácilmente esas pequeñas dificultades que te pueden arruinar el momento.

Ya sea, mientras cocinas o al intentar arreglar tu armario. Te aconsejamos que prestes atención a estos sencillos trucos caseros, porque de seguro te ahorrarán mucho esfuerzo y dinero:

1. Afilar un cuchillo con una taza

La superficie de una taza suele ser brillante y pulida, sin embargo, el fondo es áspero para ayudar a que la taza se agarre a la mesa… por lo que, es perfecto para mejorar tus cuchillos.

Sobre una superficie plana, coloca la taza boca abajo, toma tu cuchillo y coloca su hoja en un ángulo de 10 grados en el lado grueso de la taza. Asegúrate de mantener el mismo ángulo mientras pasas la hoja por toda la longitud mientras la afilas. Voltea el cuchillo y repite los mismos pasos en el lado opuesto de la hoja, hasta que notes que se esté afilando.

2. Evita que se derrame el agua al hervir

Una olla vigilada nunca hierve, pero una sin supervisión, puede pasar de hervir a desbordarse con bastante rapidez… Y ahora te mostraremos una forma de evitar que esto ocurra.

Cuando pongas una olla de agua a hervir en tu cocina, coloca también una cuchara de madera en la parte superior de la olla. Si comienza a hervir demasiado, la cuchara hará estallar las burbujas y evitará que se desborde, lo que significa que tienes más tiempo para regresar y bajar el fuego.

3. Escurrir una brocha sin manchar tu alrededor

Si deseas facilitar el momento de pintar tu casa y dejar de manchar todo, envuelve verticalmente una banda elástica alrededor de la lata de pintura.

De esta manera, cada vez que levantes la brocha de la lata, puedes usar la banda elástica para quitar el exceso de pintura, manteniendo así limpia la brocha, los lados de la lata y el área circundante.

4. Encontrar objetos pequeños con la aspiradora

Si alguna vez dejaste caer un tornillo pequeño u otra pieza en tu garaje o taller, sabes lo difícil que puede ser encontrarlo en todo el desorden. Para facilitar el trabajo de localizar pequeños elementos faltantes, coloca una media sobre la manguera de succión de una aspiradora y sostenla con una banda elástica.

Después, enciende la aspiradora en el área donde perdiste la pieza y la suciedad y el polvo pasarán a través de la media, dejando atrapado en la tela tu tesoro perdido.

5. Aprovecha el espacio de tu armario

¿Te estás quedando sin espacio en el armario? Simplemente saca la pestaña de una lata de refresco y deslízala sobre el gancho de ropa.

Luego, coloca otra percha en la mitad inferior de la lengüeta, duplicando de esta manera, el espacio para guardar tu ropa, sin ocupar más espacio en el armario.

¡Si te gusto comparte con todos tus amigos!

Atención: Estas imágenes no son de nuestra autoría, si conoces o eres uno de los creadores, ponte en contacto con nosotros para darte los créditos.