Ser propietario de una casa con jardín tiene sus ventajas… Pero tener que regar el césped constantemente no es uno de ellas. Debes dedicar varias horas, cada semana, parado detrás de una manguera de jardín o haciendo funcionar un rociador. 

Y si no lo haces, tu césped sufrirá y las malas hierbas seguramente lo invadirán. Sin embargo, para todo problema hay una solución y hoy te compartiremos una de bricolaje.

Es un método bastante rápido y efectivo, además que gastarás muy poco dinero y a continuación, te detallaremos el paso a paso de su construcción:

1. Para comenzar, consigue un tubo de hule espuma.

2. Luego, busca una tijera, cintas de plástico, una aguja de coser y un encendedor.

3. Es momento de definir el largo de tu aspersor.

4. Y cuando ya sepas, corta el tubo con las tijeras.

5. Recuerda que, el hueco en el centro del tubo será el lugar donde estará ubicada la manguera.

6. Ahora, con el encendedor, deberás calentar la punta de la aguja y perforar varias veces el tubo.

7. Deberás hacer dos agujeros en la parte superior del tubo, dejando al menos unos 5 cm de distancia desde el extremo donde va la manguera.

8. Cierra muy bien el otro extremo con una cinta de plástico, ayudándote de una pistola de silicona, hasta que esté bien cubierta.

9. Lo siguiente es colocar la manguera por el otro extremo.

10. Y ubicado en la zona del jardín que desees regar.

11. Abre la llave del agua de la manguera y verás cómo de bien funciona… ¡Es increíble!

¡Si te gusto comparte con todos tus amigos!

Atención: Estas imágenes no son de nuestra autoría, si conoces o eres uno de los creadores, ponte en contacto con nosotros para darte los créditos.